8 preguntas para saber si el divorcio es la mejor opción | S1ngular
Bienestar / Editorial

8 preguntas para saber si el divorcio es la mejor opción

Sí, cuando eran novios todo era hermoso, el enamoramiento parecía infinito y, claro, había esporádicas discusiones, pero nada que no se pudiera solucionar con una buena charla y -maravilloso- sexo de reconciliación. Sin embargo llegó la boda, el clímax de la relación, y aunque durante los primero meses todo parecía seguir viento en popa e incluso haber mejorado, el estandarte de “marido y mujer” poco a poco se fue desgastando hasta llegar a la que parecía ser la única solución posible: el divorcio.

Llegado a este punto, las mentes están agobiadas y las susceptibilidades un poco sensibles, por lo cual parece imposible encontrar una solución que salve y hasta mejore la relación. No obstante, con terapia familiar y las preguntas adecuadas, el divorcio podría pasar a segundo, tercer, último término, o bien, si ya no hay solución, al menos puede ser más amable el proceso de ruptura.

Teniendo esto en mente, la gente del New York Times realizó una investigación con especialistas en la materia para encontrar las preguntas más convenientes antes de firmar los papeles del divorcio.

 

¿Cómo se ve el futuro sin tu pareja?

Ésta es una de las preguntas que más pueden ayudarte a tomar una decisión porque te permite poner el perspectiva, el presente y el futuro de la relación, dejando de lado por un momento las complicaciones del ahora. ¿Te ves con o sin tu pareja?, ¿te sientes pleno en ese futuro?

¿Cuál es tu mayor miedo si el divorcio se concreta?

Tal vez la soledad, la falta de apoyo o la búsqueda de una solvencia económica independiente. Sea cual sea el miedo que te provoque lo que sigue después del divorcio, considera que será algo que deberás enfrentar en caso de que la separación sea definitiva.

¿Has dejado claro lo que te molesta de la relación?

Asumir que todo está dicho es uno de los errores más frecuentes en todas las relaciones, de ahí malentendidos, interpretaciones equivocadas y todo lo que viene de la falta de comunicación. Háblenlo una vez más y asegúrense de que ambos tengan todo claro; si no hay solución, adelante, sigan el proceso.

¿Realmente estarían más felices separados?

Identifica si de verdad la situación se ha vuelto insoportable o si están atravesando por un capricho. Reflexionen y piensen cuánta felicidad podrían ganar o perder el uno sin el otro.

¿Estás preparado para cubrir los deberes de los que se hacía cargo tu pareja?

Mantén presente que una vez que se termine la relación quedarás totalmente por tu cuenta. Es decir, si tu pareja era la que se encargaba de sacar a pasear al perro o si la luz y el internet salían de su sueldo, esto no sucederá más.

¿Cómo puede llevarse el proceso para no afectar en medida de lo posible a los hijos (si es que los hay)?

Aunque los títulos de marido y mujer son fácilmente revocables, los de padre y madre estarán ahí para siempre. Si el divorcio resulta inevitable, debes tener en cuenta que muchas veces quienes se ven más afectados por esto son los hijos, por ello lo mejor es mantenerlos al margen tanto como se pueda.

¿Aún hay amor?

Muchas veces, gracias a los vínculos que se forman, las experiencias que comparten y todo lo que aprenden juntos, el amor es lo último que muere. Sin embargo, deben afrontar el problema con madurez y determinar si a pesar de cuánto se aman, es necesario y prudente continuar con la separación.

¿De verdad no hay manera de salvar el matrimonio?

Para responderla, es importante que ambos evalúen con ma mayor objetividad posible los motivos por los que han llegado a este punto. Si es difícil que lo hagan sin exaltarse, pidan ayuda de un terapeuta, dense la oportunidad de saber si las soluciones son menos complicadas de lo que parecían antes.

×