8 alimentos que no son comida | S1ngular
S1NGULAR / Salud

8 alimentos que no son comida

Hoy en día, gran parte de nuestra alimentación depende del ritmo de trabajo y de lo fácil que es tomar un plato de fideos instantáneos, apretar “5 minutos” en el microondas y ¡voilà!, la comida está lista. Gracias a la intervención de la tecnología en la industria alimentaria, hoy tenemos una amplia gama de sabores y texturas, pero ¿realmente eso que nos llevamos a la boca en segundos es comida?

Aquí te dejamos una lista de “comidas” que deberías considerar antes de meterlos a tu carrito de compras.

Sopa instantánea

Esta seductora opción nos permite tener en minutos, una sopa que, con suerte, puede tener pedacitos de “carne”. No te dejes engañar, esa carne o  camarones miniatura no son más que químicos con texturas falsas. Estos tallarines se quedarán en tu organismo por nada más y nada menos que dos meses, gracias a los siete diferentes tipos de sales y tres clases de azúcares que contiene.

Atún en lata

¿Esta es de las pocas alternativas rápidas y saludables, cierto? La próxima vez que quieras agregarla a tu ensalada, detente a leer la etiqueta: un tercio de ese pequeño envase contiene de agua (incluso el atún en aceite la contiene) y más proteína de soya texturizada que del mismo pescado. Los pocos rastros de atún que hay en la lata están tan procesados, que algunas marcas incluyen piel, espinas y escamas.

Congelados y refrigerados

En más de una ocasión nos ha tentado una pizza lista para recalentar o unos deliciosos postres congelados. ¿Qué tienen en común? Sabores artificiales, una bomba de conservadores y el ingrediente estrella… —tambores por favor— ¡plástico! Esto sin contar que, por ejemplo, una simple rebanada de pastel de queso contiene 1540 calorías (más o menos equivalente a tres horas en el gimnasio).

Nuggets de pollo

Sí, ésos que sólo debemos poner en una sartén con aceite y que creemos es 100% pechuga de pollo cortada y empanizada, en realidad se compone por 20% de carne y el resto es deliciosa grasa, nervios, piel e hígado.

Helado

Nuestro confiable postre de toda la vida, el señor helado, no podría decepcionarnos nunca, ¿cierto? Por desgracia, cada cucharada incluye una generosa porción de grasa añadida y conservadores.

Galletas

Hay de todos los sabores, colores y tamaños. Pero ¿qué incluye su preparación que las hacen tan irresistibles? Sal, en cantidades descomunales, cuya finalidad es ocultar todos los sabores y conservadores artificiales.

Crema de avellanas y mermeladas

Untuosas, suaves y dulces… saborizantes que esconden que el 60% es azúcar y sólo 20% fruta.

Embutidos

Un platón de carnes frías siempre nos saca del apuro cuando tenemos visitas, pero lo que nos venden más bien son retazos de distintas partes del animal (incluso pezuñas), todo aglomerado para lograr una sola pieza que nos venderán como carne curada. Y si queremos ser justos con nuestros invitados, tendríamos que agregar dos litros de agua natural para medianamente digerir el alto contenido de sales que contienen.

 

 

Hay muchos productos como éstos y no pretendemos satanizarlos, sino invitarte a reflexionar acerca de lo que comes. A veces con sólo leer las etiquetas de los alimentos podrías obtener saludables beneficios.

 

×