Psicología

7 razones por las cuales está bien ser divorciado

Hay ocasiones en las que una pareja ya no logra entenderse al cien por ciento, el algunos casos aparece la infidelidad, “el amor se acaba”, entre otros factores que propician el término del matrimonio, pues esas diferencias son profundas y, muchas veces, irreconciliables.

Pero convertirte en una persona “divorciada” no debe ser para nada un estigma ni debes “cargar con la cruz de tu parroquia”, debes aceptar tu realidad, y enfrentar con la mejor actitud esta nueva etapa, además hay varias ventajas de ya haber estado en convivencia diaria con alguien, algunas de éstas son:

1. Ya sabes lo que quieres, por lo tanto ya no aceptas salir con cualquiera.

2. La administración del hogar, finanzas y tiempo,  ya no es un reto para ti.

3. Te tomas la libertad de preguntar directamente y poner las cartas sobre la mesa cuando sales con otra persona, evitas los rodeos.

 4. Ya no hay un apego hacia la nueva pareja. Entiendes perfecto la individualidad de cada uno y si él o ella no quiere salir con tus amigos o familiares, no te preocupa demasiado, a menos de que sean eventos importantes y de todas formas, ya sabes lidiar con ello, crear acuerdos.

5. Te das tu tiempo, aprendes a valorar, o revalorar, las actividades que te gustan.

6. Tu meta ya no es casarte, ya sabes qué es eso. Si se vuelve a dar no será algo que buscas y si no eres tan feliz como siempre y sigues tu vida.

7.  En la etapa del matrimonio también adquieres experiencia sexual, sabes qué y cómo te gusta, así como lo que no, lo cual te da mayor seguridad en tus próximas experiencias.