5 tips para ser mamá (después de los 30) | S1ngular
Psicología

5 tips para ser mamá (después de los 30)

Sin duda, tener un hijo es un reto enorme que implica constantes renuncias, pero si sabes lidiar con la frustración de no ser la “madre ejemplar”, de “no poder entender a tus hijos” o de “no poder combinar el trabajo con la crianza”, entenderás que convertirte en madre puede ayudarte a ser una mejor versión de ti misma.

Si has decidido comenzar con esta etapa hasta haber pasado los 30, apóyate con estos consejos para disfrutar al máximo de esta nueva fase de tu vida.

  1. Organiza rutinas en las que incluyas tiempo y actividades para ti. Al principio sentirás que es imposible con un bebé demandando tu atención 24 horas, pero puedes comenzar con pequeñas tareas que no te exijan demasiado tiempo, eso te permitirá encontrar un balance poco a poco.
  2. No te compares con otras madres ni compares a tu hijo con otros niños. Poner expectativas altas sobre su desempeño o el tuyo sólo conseguirá frustrarte cuando el resultado no sea el esperado. Permítele desarrollarse a su propio ritmo y reconoce tus logros como madre, así estarás fomentando su autoestima y fortaleciendo la confianza en ti misma a la vez.
  3. Quítate la culpa por salir a trabajar o por quedarte en casa. Sentirte realizada influye positivamente en el desarrollo emocional de tu hijo. Establece tus prioridades en función de tus objetivos personales y dedica tiempo de calidad a cada una; recuerda que todas son etapas y se vale cambiar de parecer.
  4. Rodéate de gente afín a tu nuevo rol. Puedes integrarte física o virtualmente a grupos de maternidad que te harán sentir que hay muchas mamás como tú librando la misma batalla. Es momento de explorar otras actividades y amistades que se adapten a tus necesidades y horarios.
  5. Sé paciente. Aunque los berrinches son parte del desarrollo, recuerda que tu hijo es tu espejo y aprenderá autocontrol por imitación. Si gritas, puedes esperar la misma reacción de vuelta. Considera su inmadurez como natural. Poner límites con amor requiere de un alto grado de paciencia, pero a largo plazo estarás formando a un adulto tolerante.

Ser madre no tiene que convertirse en un suplicio ni en una carga psicológica, recuerda que miles de mujeres hemos pasado por lo mismo y siempre buscamos mejores formas de ser y de estar en el mundo.

×