5 maneras de volver a sorprenderte | S1ngular
Psicología

5 maneras de volver a sorprenderte

¿Recuerdas la emoción que sentiste al ver a tu primera mascota o al encontrar tus regalos de Navidad bajo el árbol? ¿Hace cuánto que no sientes eso?

Conforme los años pasan y nos hacemos de responsabilidades que, cada vez, requieren más de nuestra atención y tiempo, olvidamos lo esencial. Creemos que ya hemos visto todo en el mundo y ya poco -o nada- logra sorprendernos… o eso creemos.

Por eso, te damos algunos consejos, seleccionados personalmente para que tú, querido lector, recuperes la capacidad de asombro:

  1. Di que eres un ignorante con orgullo

No hay mejor llave ante la puerta del asombro que sentirte un total desconocedor del mundo, pues ésto nos incita a entender cosas nuevas y a enfrentar retos diferentes.

Lee libros que no hayas leído, ve películas de las que nunca hayas escuchado hablar y, sobre todo, viaja a lugares que jamás hayas visitado. Nada te enseña más que la experiencia.

  1. No des nada por hecho

Cuestiónalo todo, incluso las cosas que nadie critica. Seguro conoces la respuesta a preguntas “lógicas” como ¿por qué los humanos no podemos volar? Y está bien que lo sepas, pero no dar por sentadas este tipo de obviedades te dejará abrir los ojos a un panorama de infinitas posibilidades y cambiar la pregunta a ¿y si los humanos voláramos?

  1. Observa hasta cansarte

Incluso las cosas más insignificantes pueden sorprendernos de forma inimaginable. Detente un momento a pensar cómo fue hecha tal cosa o descubre las características de la pared de tu recámara (aunque lleves allí 5 años). Siempre hay algo nuevo que ver, sólo basta que queramos verlo.

  1. Presta atención a la naturaleza

Todo cuanto nos rodea está lleno de cosas realmente fascinantes. Los árboles, el cielo y hasta los insectos de los que intentas deshacerte todo el tiempo, tienen algo que ofrecer al niño que llevamos dentro. Aprecia lo maravilloso que es el ciclo de la vida y sus increíbles patrones.

  1. Vuélvete un parlanchín

Quizá no estés al tanto de las últimas novedades musicales o editoriales, pero mantenerte abierto a una charla, te permite aprender otras cosas y comprender puntos de vista distintos. Por supuesto, lo ideal es que también aportes algo, así que no está de más que de vez en cuando revises qué tal está el clima.

×