5 formas de manejar mejor tus emociones | S1ngular
Bienestar

5 formas de manejar mejor tus emociones

Cuántas veces te has metido en problemas por no saber cómo manejar tu enojo, tu ira; tus emociones en general, seguro son varias, pues es algo que pocas personas le dan importancia de forma consciente. Sin embargo, son parte esencial de la vida y, aunque a veces no las quisiéramos, no podemos prescindir de ellas.

Pues están presentes en cada momento, por ejemplo, los recuerdos que vamos grabando en la memoria tienen impresa una carga muy fuerte de emociones, y muchas veces, son el origen de los miedos. De hecho, la ciencia ha comprobado que los altibajos emocionales pueden alterar de forma significativa nuestro bienestar.

Aunque parecieran tener vida, existen varias estrategias que pueden ayudar a controlarlas y, así, llevar una vida más en paz, algunas de éstas son:

  1. Elige con cuidado las situaciones que vayas a experimentar

Aunque pareciera complicado en un principio, evitar las circunstancias que alteran las emociones será un salvavidas para tu bienestar. ¿Cómo hacerlo? Identifica qué acciones te molestan, por ejemplo, si no te gusta o te enoja que te ganen el baño en la mañana, entonces levántate 15 o 20 min antes.

Planea tus actividades del día, no quieras hacer todo al mismo tiempo, o dejar cosas inconclusas. Recuerda que eres el dueño de tus emociones así que elige con prudencia.

  1. Modifica la situación

“No es de sabios buscar cambios y estar haciendo siempre lo mismo”, si estás teniendo los mismos resultados, entonces ¿por qué no cambiar las acciones? El objetivo o meta no cambia, pero se pueden tomar varios caminos.

  1. Acéptate

Acepta tus virtudes, deja de ponerle toda tu atención a los defectos, a todo lo que quieres cambiar de ti y compararte con los demás. Está bien que tengas presente las modificaciones que te gustaría hacer, pero para trabajarlos no para sentirte inferior a los demás, mejor ve que sí tienes y cómo los puedes explotar para tu beneficio.

  1. Cambia tus pensamientos

Los pensamientos son la raíz de las emociones. Si cambias tus pensamientos quizás no modifiques las situaciones, pero podrás, al menos, dejar de pensar en las cosas que te afectan.

  1. ¡Respira!

Si has llevado a cabo los consejos anteriores y aún no puedes tener manejo de tus emociones, entonces respira. Sí, una y otra vez, lo más profundo que puedas, siente cómo tu cuerpo se empieza a relajar, tu corazón cada vez late más despacio y tu estómago comienza a destensarse. Puedes cerrar los ojos para concentrarte mejor en tu respiración, verás que te sentirás mejor y podrás pensar con mayor claridad.

×