Agenda

3 libros para leer antes de que finalice febrero

Si te quieres aventurar al mundo de las historias que mezclan lo real con la fantasía o la imaginación para hacer finales alternos en una etapa de la historia; darle vida a objetos inanimados, voz a los seres que comparten tiempo y espacio con nosotros, pero no lenguaje, entonces estos tres libros serán la mejor opción.

Evangelia

Si uno busca en internet la palabra ucronía, podrá encontrar definiciones como “reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos” o “género literario que puede denominarse como novela histórica alternativa”. La idea de esta corriente es aventurarse a narrar datos históricos que pudieron ser posibles. Historias como 11/22/63, de Stephen King,o la película Bastardos sin gloria, de QuentinTarantino, son ejemplos de tramas ucrónicas.

Éste es el caso de la novela de David Toscana (Nuevo León, 1961), Evangelia, en donde el “hubiera” permite el desarrollo de una historia en la que, de la mano del escritor, el que lee se imagina lo que pudo haber pasado si el primogénito de María hubiera sido mujer.

Con una fuerte carga irónica y un conocimiento portentoso de la Biblia, Toscana desarrolla maravillosamente la vida de Emanuel, la primogénita de María, desde su nacimiento hasta que se convierte en la redentora de los judíos. Y uno podría preguntarse, ¿qué habría pasado si esto hubiera sido cierto?

Trancapalanca

Julio Cortázar decía que “la novela gana siempre por puntos, mientras que el cuento debe ganar por knock-out”, y esto aplica perfectamente a los textos escritos por Élmer Mendoza (Sinaloa, 1949) en Trancapalanca, libro de cuentos donde se exploran los terrenos de la creación literaria. Con una mezcla de ironía, rompimiento temporal, intervenciones tipográficas, así como el uso de espacios en los párrafos para darle un ritmo o sentido particular, los cuentos se construyen para que uno como lector se adentre y participe en el juego narrativo, explote y se sacie con los finales catárticos.

Mendoza es, sin duda, considerado representante de la llamada narcoliteratura en el norte del país, por ser autor de las novelas cuyo protagonista es el detective Edgar “El Zurdo” Mendieta y su compañera Gris Toledo.

Asimismo, este autor se caracteriza por tener un oído desarrollado, ya que describe con maestría los tonos, los dichos y las variantes lingüísticas de sus personajes. Además, retrata con fidelidad el desarrollo y el horror detrás de la corrupción política o las muertes frente a la guerra del narcotráfico.

Elvis nunca se equivoca

La prosopopeya es una de las figuras retóricas que los escritores utilizan para darle vida a objetos inanimados o cualidades de personas a seres irracionales. Como ocurre con las Fábulas, de Esopo, donde son animales quienes piensan y hablan como personas.

Éste es el caso de Elvis nunca se equivoca, una novela escrita por Rodrigo Morlesin (Ciudad de México, 1972) e ilustrada por Satoshi Kitamura (Tokio, 1956), que cautiva de inicio a fin. Con un lenguaje sencillo, Elvis, un perro callejero como cualquier otro, nos relata sus peripecias y la búsqueda de una familia. La historia está llena por ese halo de inocencia (faltante en nuestra sociedad) que irradian los cachorros.

×