4 trucos del lenguaje corporal que pueden beneficiarte | S1ngular
Bienestar / Especial / S1NGULAR

4 trucos del lenguaje corporal que pueden beneficiarte

Aunque existen varios mitos sobre la importancia del lenguaje corporal, como aquél -totalmente falso- que dice que en la comunicación cara a cara el 93% es no verbal; no hay que desmeritar su importancia.

La kinésica o cinésica, la disciplina que estudia los gestos y movimientos corporales, es extraordinaria y en las condiciones adecuadas, puede abrir un montón de puertas y ayudar a generar empatía con los demás, en especial, si se trata de quien puede ser tu futuro nuevo jefe o alguien que te interesa de manera personal.

Por ello, basados en el libro de Leil Lowndes, How to talk to Anyone, te compartimos cuatro trucos de lenguaje corporal que pueden resultar realmente beneficiosos en cualquier situación.

1. Nunca sonrías de inmediato cuando saludas a alguien porque puedes darle a entender que es un gesto que ya tienes ensayado y que así lo haces con cualquiera que conoces.

Detente y mira a la otra persona a la cara por un segundo antes de darle una sonrisa genuina. De esta manera darás a entender que es algo espontáneo y personalizado, y esto te dará puntos a favor sobre cómo te perciba.

 

2. Al conocer a alguien, imagina que es un viejo amigo, así, tu cuerpo desencadenará reacciones inconscientes en el cuerpo (desde la alineación de tus pies hasta la postura de tus cejas) que te harán mostrarte con más en confianza hacia esa persona y, a la vez, facilitará que él/ella se sienta con mayor libertad de acercarse.

Esto también funciona cuando alguien te atrae. “Todo se reduce a que el respeto genera respeto, la atracción genera atracción y el amor genera amor”, según menciona Leil Lowndes.

 

3. Si no hay una interacción directa con la persona que te interesa, por ejemplo, en una junta o cualquier reunión, muestra tu interés en él/ella. Si no exageras al punto de hacerlo/a sentir incómoda, esta técnica puede resultar muy favorable.

El truco está en no verlo/a todo el tiempo, sino por momentos, como mientras participa o expresa alguna opinión.

 

4. Esto es algo sabido por todo el mundo: siempre mantén contacto visual con tu interlocutor.

El problema está en que a  muchas personas simplemente no se les da. Si a ti también te cuesta trabajo, se vale hacer pausas para que el contacto visual sea menos intimidante. Lo importante es mostrarte interesado, incluso cuando la otra persona deje de hablar. ¿Un tip adicional? Cuando apartes la mirada, hazlo de manera lenta, forzada, como si no quisieras, así expresarás que te importa la conversación y la persona por igual.

×