3 frases para reconocer a un pseudopsicólogo | S1ngular
S1NGULAR

3 frases para reconocer a un pseudopsicólogo

Por desgracia, para quienes confían en el gran efecto positivo de la psicoterapia, es común encontrarse con pseudopsicólogos que utilizan los conocimientos que adquirieron en un post de autoayuda de Google para fanfarronear y alardear sobre la gran sabiduría y el inalcanzable estado zen al que han llegado después de tanta reflexión y armonía. Pero lo peor, es que algunos se atreven a dar consulta porque alguien les dijo que tienen un talento innato para la psicología.

La fácil accesibilidad a información (de dudosa legitimidad) que nos brinda el internet ha permitido que estos charlatanes de la salud mental abunden por todos lados. Si no los escuchas terapiando a alguien por teléfono en el camión, los escucharás sermoneando a la cajera en el súper o en una reunión familiar.

Ahora, imagina el efecto cuando estas personas deciden sumar temas metafísicos y espirituales, dos o tres ángeles y arcángeles, y a veces hasta un plan de ejercicio físico que más que ayudar, termina perjudicando a quien se deja embaucar.

De acuerdo con una investigación realizada por César Andrés Monroy Fonseca, psicólogo mexicano y maestro en neurociencias por la Universitat de Barcelona, te compartimos tres de las frases más recurrentes de estos falsos veladores del bienestar ajeno, para que aprendas a reconocerlos y, de paso, tomes la distancia pertinente.

 

“Sanarás si es tu momento para sanar, no se puede contravenir a leyes universales”

De los creadores de “cuando te toca, aunque te quites; cuando no, aunque te pongas” y la ya afamada “Si Dios así lo quiere, que así sea”, llega esta frase que pondrá a prueba nuestra fe y en duda a las ciencias de la salud.

La falta de conocimientos en materia cósmica, astral y teísta siempre ha servido como excusa suficiente para argumentar ante la falta de pruebas comprobables. Para la terapia de estos charlatanes, las mejores medicinas son el tiempo y el destino. Así que, evidentemente, si de verdad existe algún desorden o anomalía psicológica, ésta jamás será tratada como debería ser.

 

“Primero se debe sanar al cuerpo y al alma”

Otra joyita de la ciencia metafísica. Si para hablar seriamente del problema o de su tratamiento, tu psicólogo involucra al alma como elemento de gran importancia, ésa es una alarma que debe saltar y ponerte alerta de inmediato.

Como señala Andrés Monroy en su artículo para Actualidad Clínica en Psicología, la psicología y la biología sí trabajan en conjunto en nuestro cuerpo para realizar las funciones que desempeñamos día a día. Así, algo meramente psicológico puede desencadenar un fenómeno biológico y viceversa, pero “como este sistema es demasiado complejo para los charlatanes, es más fácil recurrir al alma y demás entidades a las cuales se les pueden atribuir toda clase de facultades sin mayor esfuerzo que definirlas ‘energías’”.

 

“No funcionó porque no seguiste el tratamiento adecuadamente”

Esta frase es igual de recurrente cuando se trata de justificar la -muy común- inutilidad de sus tratamientos. Si cualquier charlatán leyó que debía dormirse específicamente a tal hora y que al levantarse lo primero que hay que hacer es mirarse al espejo y decretar lo que esperan que el destino les conceda, asume que ésta es una verdad irrebatible y la recetará a todos sus pacientes, entendiendo que si no sirve es porque no se siguió la infalible fórmula y esto, claro, es sólo su culpa.

 

Si alguna de estas frases -con sus respectivas variantes- te suena familiar, asegúrate que de estar pagando a un verdadero especialista de la psicología clínica. En caso de que no lo sea, olvídate de tomar al pie de la letra todo lo que te dice y, de preferencia, termina con este “tratamiento”.

×