Salud

10 tips para que tu trabajo no te mate

Las oficinas de Google Australia se han convertido en el sueño de cualquier persona, sea o no Godín. Cuenta con instalaciones increíbles, en las que no sabes si vas a jugar, a pasarla cool con tus amigos, o en verdad las personas van a trabajar, pero qué pasas si no estamos en la ciudad de los canguros ni trabajamos en el buscador, ¿nos matamos? Pues ¡claro que no!, puedes modificar algunas actividades que te ayuden a sobrevivir la jornada y no morir en el intento.

1.- Levántate de la silla

Es malísimo para la salud estar más de 45minutos sentados, para empezar el colon no se puede mover de manera libre, lo que provoca que te estriñas, la sangre no pude viajar por completo en el torrente sanguíneo, dando como resultado las terribles varices, el cuello y los músculos de la espalda están todo el tiempo, o casi todo, tensos por eso es que después de un rato nos sentimos adoloridos y fatigados. Ahora ya lo sabes, procura caminar cada 30 minutos aproximadamente, aunque sea al baño, pero muévete.

2.- Usa las escaleras

El elevador es un invento maravilloso para llegar rápido a los pisos altos, pero cuando nos referimos a altos es a un 5° o 6° piso, de lo contrario puedes subir tranquilamente las escaleras, es verdad que muchas veces dan flojera, pero ¡vamos!, todo el día sentados, no nos caería mal un poco de ejercicio, sirve que estiramos los músculos y si le damos un poco de técnica hasta buenos resultados tendremos en las piernas y el trasero.

3.- Desayuno

Por lo que más quieras, no salgas de casa sin desayunar, a muchos no nos da hambre a horas muy tempranas, pero este alimento es el más importante del día. Para empezar si nos vamos a la etimología, es quitar el ayuno de, en promedio, ocho horas. Se sustituyen vitaminas y minerales en el organismo, activa el cerebro, previene los altibajos de glucosa (traducción, previene la diabetes) y como plus, evita los kilitos de más.

4.- Compra una lonchera

Aceptémoslo, una vez que empezamos la vida laboral es también la bienvenida a la vida de “Godín”, y con orgullo, hay que utilizar la lonchera, además de cuidar los toppers. Piensa en todo el dinero que te puedes ahorrar por llevar tu propia comida y dejar para de vez en cuando las visitas a la fondita. También es por salud pues tú sabes cómo lavas los alimentos, los preparas y, sobretodo, si son de buena calidad o están en buen estado.

5.- Camina

Normalmente cuando terminas de comer aún te queda tiempo antes de regresar a tus actividades, aprovecha esos minutos para dar la vuelta. Estira las piernas, reposa tu comida y ¡despéjate! Dale un giro a tus momentos, deja que entre oxígeno a tu cerebro, te aseguro que cuando regreses a tu rutina lo harás con mejor humor y todo se esclarecerá mejor.

6.- Bebe agua

Este líquido es súper importante en nuestro cuerpo, previene el mal humor (ahora, ya sabes que quizás tu jefe no sea tan amargado y sólo está deshidratado). Revitaliza las células, te ayuda a verte más joven, limpia el torrente sanguíneo y ayuda a la digestión.

7.- Procrastina

No seas tan exacto. Si bien no quieres llegar a tu dead line, al menos tómate diez minutos o veinte y date un break. Esos pequeños descansos ayudan demasiado para despejar la mente, estimular la creatividad y aumentan la productividad en el trabajo.

8.- Relaciónate

La convivencia entre el personal evita los ambientes laborales tensos, este punto no es sinónimo de fiesta cada fin o chacotear todo el día. Puedes aprovechar los encuentros casuales en el sanitario, en la comida, al llegar o salir de la oficina para conocer más a tus compañeros y, así, evitar las malas vibras.

9.- No trabajes más por el mismo sueldo

Nunca aceptes trabajar horas extras si no existe también un pago extra. Existen otras formas para demostrar interés y entusiasmo en un empleo que gastando todo tu día en la oficina.

10.- No contribuyas a un ambiente laboral hostil

Sin llegar a ser sangrón, sé selectivo en tus amistades laborales, evita a toda costa las personas tóxicas que se involucran en chismes o participan en algún tipo de acoso laboral y si conoces casos así, cuéntaselo a quien más confianza le tengas, pero no le pongas de tu cosecha, se prudente, se trata de ayudar no de perjudicar.

No existe el hilo negro como tal para hacer de tu ambiente laboral algo más ameno. Pero si de verdad los empiezas a considerar y llevar a cabo, notarás una mejor armonía en tu espacio.

Recuerda que ahí te pasas la mayor parte de tu vida y es la gente con la que muchas veces convives más que con tu familia. Entonces, lo mejor es mantener un buen ambiente, tanto personal como en el equipo.